Se le llama Abuso Sexual Intrafamiliar (incesto) a aquel que ocurre dentro de la familia. En este tipo de abuso, un familiar involucra o expone a un niño/a en actividades o comportamientos sexuales. Puede darse el caso de que el “familiar” no sea consanguíneo, siendo alguien que es considerado “parte de la familia”, un padrino/madrina o un amigo cercano.

El Abuso sexual infantil intrafamiliar, es un tema que irradia negación, genera rechazos y temores. Resulta horroroso pensar que un padre pueda abusar sexualmente de su hija, ya que en el imaginario colectivo los abusadores de niños son enfermos mentales, pobres, incultos y desconocidos.

La casuística, sin embargo indica que en el 90 % de los casos los perpetradores de abuso sexual sobre niños, son conocidos de la familia y entre ellos con un margen que oscila entre el 65 y el 80 % los agresores son los propios padres. Los abusadores no padecen psicopatologías específicas que los distingan del resto de las personas ni pertenecen a un nivel socio-cultural determinado, la distinción recae en el deseo sexual que sienten por los niños y en la concreción de estos.

Efectos del Abuso Sexual Intrafamiliar en los niños

Las víctimas de agresiones sexuales intrafamiliares no sólo sufren un abuso físico y un daño en su identidad personal, sino concomitantemente el abuso de confianza y muchas veces un abuso de afecto, lo que perturba significativamente su desarrollo y su salud mental. Tienden a culparse ellos mismos del abuso, aún más que aquellos niños que son abusados por alguien de fuera de la unidad familiar. Esto ocurre particularmente en niños más grandes, quienes posiblemente son más conscientes del impacto que el contar el abuso provocará en otros miembros de la familia.

Como resultado, pueden pasar semanas, meses o incluso años para que las víctimas de abuso sexual intrafamiliar le cuenten a alguien que han sido abusados, y les puede llevar aún más tiempo contar todos los detalles. Niños que viven en culturas que desaprueban hablar de sexo o sexualidad, pueden sentirse aún más renuentes a decir lo que les está pasando.

Después de haber divulgado el abuso, los niños y adolescentes que han sido abusados por un familiar, se sienten atormentados por la duda, la culpa y el miedo hacia el abusador y se apenan de lo que su revelación ha causado en la familia. Algunas veces, en un intento desesperado de mejorar las cosas para la familia, los niños llegan a cambiar su historia, o hasta negar que el abuso haya ocurrido.

Retractarse o “arrepentirse” de lo que dijeron es algo muy común y no significa que los niños estaban mintiendo acerca de lo ocurrido. Cuando el abuso es causado por un miembro de la familia, los niños pueden sentirse presionados a retractarse al ver cómo su revelación está afectando a su familia o por falta de apoyo familiar.

Efectos que el Abuso Sexual Intrafamiliar tiene en la familia

El abuso sexual intrafamiliar afecta no sólo a la víctima sino a todos los miembros de la familia, teniendo consecuencias emocionales para todo el sistema familiar al tener que mantener el secreto, provocando un estilo de relación anómalo que compromete la relación de la familia consigo misma y con el entorno.

A algunos miembros de la familia puede hacérseles difícil creer que el abusador haya podido hacer semejante cosa, y pueden tener problemas para manejar la división de lealtades hacia el abusador y hacia la víctima. Aún en familias que aceptan que el abuso ocurrió, las reacciones hacia el abusador pueden pasar por una gama muy amplia que va desde querer “encerrarlo para siempre” hasta “odiar el pecado pero amar al pecador”. Puede que surjan tensiones cuando diferentes miembros de la familia tengan diversas opiniones acerca de la lealtad, equidad, justicia, perdón y responsabilidad.

-Fuentes: Afrontar el abuso intrafamiliar

-Imgen: pixabay