La campaña de Unicef nace para Ecuador pero vale para el mundo. Campaña como estas se necesitan en España.

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo el titulo: #AhoraQueLoVes #DiNoMás, una campaña contra el abuso infantil

En Ecuador, el 65% de los casos de abuso sexual fue cometido por familiares y personas cercanas a las víctimas. La situación es más dramática si se toma en cuenta que el 14% de los abusadores cometió este acto de forma sistemática contra su víctima. El problema es más denso si se toma en cuenta que de estos casos, solo el 15% fue denunciado y apenas el 5% recibió una sanción.

Esas cifras son el resultado del estudio ‘La Violencia de Género contra las Mujeres en el Ecuador: análisis de los resultados de la Encuesta Nacional sobre Relaciones Familiares y Violencia de Género contra las Mujeres’. El informe fue presentado en 2014. Sin embargo, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) lo toma como referencia para hablar sobre la violencia sexual contra los menores de edad.

El documento detalla además que una de cuatro víctimas nunca alertó de la agresión y callaron su sufrimiento por temor a represalias o incluso por amenazas. El problema fue analizado durante la presentación de la campaña #AhoraQueLoVes #DiNoMás, que se conformó tras una alianza entre Unicef y la organización Ecuador Dice No Más. El plan se presentó a propósito del Día del Niño.

La campaña se creó para movilizar a la sociedad (familias, centros escolares, Gobierno Nacional y gobiernos locales) y que se denuncien los casos ante los organismos pertinentes y así que los agresores tengan su sanción. Ecuador Dice No Más es una organización que conformó alianzas estratégicas con la campaña estadounidense ‘No More’ y que cuenta con el apoyo de personajes ecuatorianos que se comprometieron en promover la defensa de los niños. Entre ellos se encuentran Daniel Betancourth, Mirella Cesa y Karla Kanora, quienes presenciaron la campaña.

Paola Andrade, directora ejecutiva de la entidad ecuatoriana, narró su testimonio para crear conciencia sobre la importancia de erradicar esta situación. Andrade detalló que fue abusada desde antes de cumplir los 5 años hasta los 16 años por familiares cercanos. «Tuve un total de nueve abusadores en mi vida. Jamás escuché en el colegio ni de mi madre ‘no es tu culpa’…», sentenció.

Su esposo, Ricardo Vélez, quien conforma la entidad, también sufrió agresiones sexuales, entre los 8 y los 12 años. Juntos emprendieron un camino para que la gente conozca del problema y que otros casos encuentren las sanciones. «Cuando uno de niño es tocado por alguien que nació para culparte, muere como niño, se rompe. Los dos morimos como niños», narró Paola.

La ministra de Justicia, Rosana Alvarado, reflexionó sobre el escenario de impunidad que existe ante el problema. Recordó que esta falta consta en el artículo 170 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) y contempla una pena privativa de libertad de entre siete y 10 años, pero todavía hay que fortalecer los mecanismos para evitar que estos casos queden impunes. Alvarado estimó que en un 20% de las denuncias, los agresores se encuentran dentro del entorno familiar. Sin embargo, existen situaciones recurrentes en los que las agresiones sexuales también se registran en el entorno escolar.

Ludmilla Palazzo, oficial de Protección de Unicef, habló sobre otras consecuencias a las que está expuesto un menor abusado. Aseguró que ellos asumen conductas suicidas -en casos extremos- y también adquieren una conducta de impotencia para asumir su vida cotidiana y muchas veces se puede reflejar en el entorno escolar.