SUNDAY 17 FEBRUARY 2019
Árbol con bolas navideñas

Llegaba la Navidad como prostituida y en un falso intento de celebrarla, te forzabas, te obligaban a poner buena cara cuando te comunicaban que esas fiestas las tenías que pasar en el piso, junto a las compañeras, l@s proxenetas, la encargada, pero sobre todo con los puteros.

Falsas excusas, razones ocultas

“Que si en esos días siempre hay mucho trabajo”; “en esas fiestas se cobra más”; “que en esas fechas, tampoco ibas a tener muchos sitios donde ir”… Mil y una excusas para hacerte ver que tus opciones eran limitadas. Claro está, adornado con la brutal intencionalidad de convencerte de que la mejor manera que tenías de pasar las navidades, era allí, prostituida y haciendo caja para ellos.

El que no teníamos a donde ir era cierto en mi caso y en el de la mayoría de compañeras. No teníamos mucho donde elegir. Al haber escapado de casa, recién cumplido los 18 años, volver por Navidad no era una opción viable. Más cuando, sabiendo como sabían que me estaban prostituyendo, a nadie parecía importarle ni un ápice. Todo lo contrario, hubo quien supo aprovechar el hecho como arma arrojadiza contra mi.

Cena sin noche buena

Pies encadenados

En la Nochebuena o Nochevieja, mis compañeras y yo, debíamos cenar en la cocina del piso. No se nos permitía ensuciar ninguna otra parte de la casa. En un falso ambiente navideño, solo adornado para la complacencia del putero, a nosotras poco nos importaba si había bolas brillantes, belén, cintas o arbolito. La cena debía ser rápida y sin demoras. En cualquier momento podía sonar el timbre y el poco espíritu navideño que se pudiera crear, sería roto por puteros bajo los efectos del alcohol o la cocaína.

No me podía permitir soñar, pensar en que me hubiera gustado unas navidades diferentes. Unas navidades en familia. Pero en una familia en la que no hubiese sido abusada. Libre de pederastia. Pero mi realidad era que al sonar ese timbre, tendría que entrar en una habitación para seguir siendo abusada. Esta vez no por alguien de mi familia, sino por un hombre que ofrecía dinero a otra persona para poder perpetuar ese abuso conmigo. Un hombre que deseaba que participaras de la alegría y embriaguez de la que el mismo y sus amigos hacían gala. Mientras, mis compañeras y yo, interpretábamos de manera autómata, nuestros papeles tan bien aprendidos.

“No me podía permitir soñar, pensar en que me hubiera gustado unas navidades diferentes. Unas navidades en familia. Pero en una familia en la que no hubiese sido abusada. Libre de pederastia.”

Cuando estaba prostituida, Nochebuena, Navidad y Nochevieja, eran fechas carentes de todo sentido y calor humano. Aquellas noches no eran entrañables, ni familiares y mucho menos buenas. Solo era una noche más en aquella prisión de chicas, de mujeres cargadas de vulnerabilidades. Eran fiestas, donde el único calor humano que sentía, era el desprendido por el cuerpo del hombre que tenia encima y que me compraba como su regalo de navidad.

Imagenes: Pixabay.com

Leer más ...

José Benegas, autor de "El pasado de vino a buscar"

Articulo escrito por Gisele Sousa Dias y publicado originalmente en Infobae.

Hace dos semanas, cuando la potencia del huracán Irma amenazaba con destrozar Miami, José Benegas sintió una forma desconocida del miedo. No creía, en el fondo, que podía morir en el huracán, pero la posibilidad remota lo impregnó de una sensación de urgencia. Había algo por decir. El miércoles pasado, Benegas se sentó frente a su computadora, abrió su cuenta de Twitter y escribió: “Entre los 6 y los 8 años fui abusado sexualmente por mi hermano mayor, siendo el menor de 7 hermanos de una familia de la que nunca pude ser parte”. Pocos minutos después, escribió un segundo tuit: “Ahora tengo 54. Listo, se terminó el secreto”.

Leer más ...

familias que no protegen

Una de las decisiones más difíciles que he debido tomar en la vida ha sido la de romper todo contacto con mi familia. Esa familia que me debía cuidar, educar y proteger  y que sólo me convirtieron en el pozo negro donde volcar su mierda, esa que ahora me dicen que no quieren que remueva.

Leer más ...

pesadilla durante la navidad con abusos

Cuando los abusos te roban la Navidad

Mi recuerdo de la Navidad como niña abusada.

La Navidad para un niñ@ abusad@ no tiene mucho de feliz. Por desgracia, a vista de los demás, si lo parece. Pero no es más que mera supervivencia del niñ@ y oídos sordos por parte del resto.

Leer más ...

cerebro con lagrimas

El sufrimiento tras el abuso

Hablaba con otra superviviente de esta forma de sentir el sufrimiento, propio y ajeno, de una manera irracional. Estos sentimientos con los que convivimos muchas víctimas de abusos en la infancia, que nos superan en ocasiones. Creemos tenerlos controlados, pero existen momentos que se nos desbocan cual caballo salvaje.

Leer más ...

No se fía de su memoria. Por eso Kepa Huarte solo puede asegurar, sin miedo a equivocarse, que por lo menos pasó “dos veces”. Ambos episodios quedaron sujetos de algún modo en su cerebro, y siguen ahí más de 30 años después. El resto de recuerdos se han ido evaporando. Son imágenes borrosas, sin contexto definido.

Leer más ...

Vídeo de la semana

Síguenos en Facebook

Salvando vidas

salvando vidas