El Gobierno francés redobla sus esfuerzos en la lucha contra la violencia sexual. A partir del 2018 revisará la legislación para aumentar a 30 años el tiempo de prescripción de los delitos sexuales contra menores y fijará una edad mínima por debajo de la cual los magistrados presumirán que no hay consentimiento.

En una entrevista concedida al diario ‘La Croix’, la secretaria de Estado de Igualdad, Marlène Schiappa, explica que, antes de acudir a la justicia, muchas víctimas necesitan tiempo para reconstruir su vida tras haber sido objeto de abusos en la infancia o en la adolescencia…

Sigue leyendo el articulo en “El periodico”