El síndrome de acomodo al abuso sexual infantil (SAASI), incluye y explica las respuestas que las y los sobrevivientes desarrollan frente al abuso sexual y al incesto.

Dicho síndrome comprende las reacciones más frecuentes de los niños abusados sexualmente y se aplica tanto a niños como a niñas, dado que son fases psicológicas que muestran los distintos momentos que atraviesan. El Síndrome de Acomodación al Abuso Sexual Infantil (SAASI) incluye cinco etapas: el secreto, la desprotección o indefensión, el entrampamiento y adaptación, la develación tardía y no convincente y por último la retracción.

El secreto

Impuesto por manipulación, amenaza, violencia o “en nombre del amor”, que es la coerción más dañina que acompaña la violencia. Después viene la respuesta hostil y cínica del ofensor, desacreditando a la víctima. La familia, en colusión con él, hace preguntas inculpadoras, que agravan los sentimientos de culpa y vergüenza y propician el secreto.

La desprotección o indefensión

Son los sentimientos de indefensión, vulnerabilidad y soledad aprendidos por la víctima en una familia en la cual amor es igual a coerción, violencia y explotación. Hogares donde son más peligrosos los familiares que los extraños. La habitación, la cama, lejos de estar poblados de cuentos infantiles y sueños felices, lo están de pesadillas y fantasmas.

El entrampamiento y adaptación

Se refiere a ese aprendizaje doloroso de la víctima de sentirse atrapada, traicionada y no escuchada. Los niños mantienen las experiencias traumáticas totalmente separadas del resto de sus vivencias cotidianas. El menor víctima no puede impedir el abuso y termina aceptándolo, frecuentemente, asumiendo la culpa por su consentimiento. Es demasiado alarmante para el niño o niña el aceptar que aquellos que dicen amarlo podrían dañarlo. De esta manera, el menor asume que el malo es él, y por eso le ocurren estas cosas. Es muy común que los niños que han sido víctimas del abuso no solamente sienten que han hecho algo malo sino que creen que su verdadera esencia debe ser mala para que le hayan ocurrido estas cosas.

La develación tardía y no convincente

Es la divulgación retrasada, conflictiva y no convincente, y se refiere a una serie de formas de revelar el abuso. El retraso que se produce en algunos casos hasta la revelación del hecho, depende en muchas ocasiones de que el agresor sea conocido o que tenga relación de parentesco con la menor. Esta etapa de develamiento tardío se produce porque la víctima mantiene el silencio, hasta que puede comenzar a hablar y cuando lo cuenta se duda de su veracidad, de porque no hablo antes, si esto no es su fantasía, etc. En casos de desconfianza y negación por parte de la figura materna u otros miembros significativos del grupo familiar ante la revelación del ASI se observa el desarrollo de perturbaciones mayores. La desconfianza y descreimiento que percibe la víctima de parte de su oyente hacen que se cumpla uno de los preceptos del ofensor de que no será creída, y el ASI continuará en secreto entre abusador y abusado, a pesar del intento de la víctima, a través de su relato, de recibir algún tipo de ayuda.

Retractación

Aquellas víctimas que no han recibido apoyo tras la develación, ya sea porque no les creyeron o porque sencillamente no se efectuaron acciones específicas que anularán los sentimientos de culpa y vergüenza, o incluso el cese del ASI es frecuente y habitual que se retracten de sus dichos. Ante la respuesta indiferente; nula o escasa del medio puede afirmar que esta es una invención; que esto no ha ocurrido; asumiendo un rol de perturbada, perversa y desequilibrada pero manteniendo una aparente armonía y estabilidad de su familia. Estos grupos familiares creen más la retractación que el ASI, implicando esto enormes riesgos psicológicos a partir de esta no credibilidad y retractación.

 

-Fuentes: Síndrome de Acomodación al Abuso Sexual Infantil por Roland C. Summit, M.D

psicologiajuridica.org

-Imagen: pxhere.com